bright-citrus-close-up-color-370014.jpg

Fruti Datos

Sabías que...

En 1994 la OMS designó el 21 de septiembre, como el día internacional del Alzheimer con el propósito de sensibilizar a la sociedad sobre los efectos de esta denominada “epidemia del siglo XXI”, y desarrollar una campaña de educación sanitaria dirigida a promover la prevención de esta patología que siguiendo las proyecciones en 2050 afectará a unos 150 millones de personas.

Estudios científicos demuestran que la ingesta permanente y suficiente de alimentos ricos en proteínas, vitaminas, ácidos grasos esenciales, entre otros, son importantes tanto para la prevención como para el tratamiento de algunos síntomas de la enfermedad.

Garbanzos

PROTEÍNAS

Fortalecen músculos, neurotransmisores, enzimas digestivas, etc.Su deficiencia acelera el proceso degenerativo del Alzheimer.

limones

LOS ÁCIDOS GRASOS

Poseen capacidad captadora de radicales libres, reducen la peroxidación lipídica e incrementan la actividad de enzimas antioxidantes endógenas.

albaricoques

vitaminas

La vitamina C es un antioxidante muy poderoso capaz de contrarrestar los negativos efectos de los radicales libres que actúan directamente en las células del cerebro.

La vitamina E posee propiedades antioxidantes que retrasan los efectos del Alzheimer en las células del cerebro. La vitamina B puede reducir hasta en la mitad la reducción del cerebro.

Igualmente, está demostrado que el consumo continuo de azúcar refinado inhibe una hormona del crecimiento la cual es crítica para la salud y el mantenimiento de las neuronas y las conexiones de ellas con el cerebro, lo cual es crucial para la memoria.

Los productos frescos

Madre Naturaleza apoya la moción de la OMS en este sentido y ofrece al mercado sus BATIDOS DE FRUTAS Y VERDURAS 100% naturales sin azúcar, conservantes, ni aditivos químicos. Todos ricos en vitaminas, minerales y nutrientes que contribuyen a prevenir desde temprana edad la generación de patologías asociadas con el Alzheimer y se constituyen en un complemento alimenticio para reducir la velocidad del lamentable deterioro de las funciones cerebrales producto de la enfermedad. 

Además de contribuir a una muy buena nutrición de los pacientes facilita su consumo y deglución ya que muchos de ellos llegan a niveles muy altos de desnutrición por las enfermedades bucales asociadas al cuadro clínico de Alzheimer.